Leccion 1, Tema 1
En Progreso

F. DONES PARA HABILIDADES ESPECIALES

Evidencia en el Antiguo Testamento.

En el Antiguo Testamento dones especiales del Espíritu fueron dados a los artesanos que sirvieron en la construcción del tabernáculo:

Y Moisés dijo a los hijos de Israel: Miren, Jehová a nombrado a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para proyectar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce … para trabajar en toda labor ingeniosa (Ex. 35:30–33).

Este pasaje provee una tipología de la obra del Espíritu Santo quien suple, en la nueva dispensación, dones especiales para creyentes que son obreros de Dios, edificando al cuerpo de Cristo.

Música, prosa y poesía espiritual.

Si Dios suplió dones sobrenaturales para toda habilidad necesaria en la construcción del tabernáculo y su mobiliario, ¿no suplirá también en esta era la capacitación espiritual que corresponde a cada clase de servicio necesario para construir el santo templo del cual Cristo es el fundamento y piedra angular? ¿No incluirá esto la composición de música espiritual, la maestría en instrumentos musicales que ayudan en la alabanza, la escritura de literatura cristiana que edifica espiritualmente, y aún la construcción de estructuras que sirven para adoración y enseñanza?

Capacitación espiritual para cada obra en el cuerpo de Cristo.

Si alguno tiene un servicio que es útil a la iglesia de Cristo, ¿no debería esperar que Dios provea ese servicio con una unción especial, para que ninguna obra en el cuerpo de Cristo tenga que hacerse en fuerza meramente humana? De aquí que “… si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da: para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo.” (I P. 4:11).

×

¡Hola!

Haga clic en uno de nuestros colaboradores para chatear en WhatsApp o envíenos un correo electrónico a [email protected]

 

×