Progreso de Lección
0% Completado

Introducción

La propuesta que hemos tenido como Iglesia en esta serie “Mi Familia “es:

  • Volver al modelo de matrimonio y familia que Dios diseñó.
  • Creer que Dios tiene un plan para nuestras familias.

Dios de Familias

  •  “El Propósito Eterno de Dios es tener una gran familia, de muchos hijos e hijas semejantes a Jesucristo, y que Él sea Señor de todo.”
  • En la Gran Familia de Dios todos somos importantes y necesarios.
    • Niños, jóvenes, adultos y ancianos.
    • Solteros, casados, viudos, y separados.
  • Además de los matrimonios, hay lugar muy especial para los solteros.
32 Un soltero puede invertir su tiempo en hacer la obra del Señor y en pensar cómo agradarlo a Él; 34 De la misma manera, una mujer soltera, puede consagrarse al Señor en cuerpo y en espíritu. 1 Corintios 7:32, 34 (NTV)

Ninguno esta excluido en la Gran Familia de Dios.

Dios de Generaciones

Tenemos un Dios de Familias. Pero también es un Dios de Generaciones.

  • El día que Moisés tuvo un encuentro personal con Dios, se le presentó así:
“Yo soy el Dios de tus antepasados. Soy el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.” Éxodo 3:6 (DHH-LA)
  • Dios se le reveló a Moisés como un Dios de familias y de generaciones.
    • Cada generación necesita tener un encuentro personal con Dios.
    • Abraham tuvo su encuentro, Isaac el suyo, y Jacob también.
  • Gloria a Dios si tus padres, e incluso tus abuelos conocieron a Jesucristo como su Señor y Salvador.
    • Pero los hijos no podemos vivir con una fe “prestada” de nuestros abuelos o padres.
    •  
  • Necesitamos tener nuestro propio encuentro personal con Jesucristo.

La Palabra enseña que las generaciones tienen que trabajar en equipo.

La gloria de los jóvenes es su fuerza. Y la honra de los ancianos, su experiencia. Proverbios 20:29 (TLA)
  • Los más jóvenes aportando su fuerza, y los mayores nuestra experiencia.
    • Cuando los mayores no tenemos en cuenta a los más jóvenes, rápidamente nos cansamos y nos quedamos sin fuerzas.
    • Cuando los jóvenes no tienen en cuenta a los mayores, de alguna manera, se pierden las experiencias de los mayores.
  • Este principio es muy importante:
  • “Compartir la experiencia de los mayores y la fuerza de la juventud.”

El mayor Legado

Los padres podemos heredar a nuestros hijos la casa, auto, dinero, o cualquier otro bien material.

  • Pero el mejor legado que le podemos dejar a nuestros hijos y nietos no es el dinero, ni ninguna otra cosa material que hayamos acumulado en la vida.
  • El mejor legado que podemos darles es nuestro buen carácter y la fe en Dios.
  • Después de todo, es los que recordaran nuestros hijos, nietos y otros cuando nos hayamos ido.
  • Si tenemos mal carácter, si somos codiciosos, inestables, amargados, egoístas, irresponsables, faltos de integridad, u otra cualidad negativa, así es como nos recordaran.
  • Pero si nuestro carácter ha sido formando por Jesucristo a través de los años, no podrán dejar de ver esto y recordarlo.
5Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. 6 Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando,7 y enséñaselas continuamente a tus hijos y hablarás de ellas cuando estés en tu casa, y cuando vayas por el camino y cuando te acuestes y cuando te levantes.” Deuteronomio 6:5–9 (DHH-LA)
  •  No sólo les estaba instruyendo que no se “contaminaran” con las malas influencias de la sociedad, sino que ellos deberían ser una sana influencia para transformar esa sociedad.
    • Y esa transformación la harían a través de las familias.

La importancia de criar bien a nuestros hijos, y transmitirles el amor a Dios y las enseñanzas que están en Su Palabra.

El mayor legado que podemos dejarles a las próximas generaciones es el Amor a Dios, la Fe en Su Palabra y el Servicio en Su Obra.

Mis padres fueron de tremenda influencia para mí. Su fe, obediencia, fidelidad, compromiso, orar, ayunar, ofrendar, diezmar y servir.

Cuando el evangelio llega a una persona, afecta a generaciones enteras. La maldición del Señor está sobre la casa de los malvados. Pero bendecirá la casa de los justos. Proverbios 3:33

Conclusión

  • Tenemos un Dios de Familias. Pero también es un Dios de Generaciones.
  • El mayor legado que podemos dejarles a las próximas generaciones es el Amor a Dios, la Fe en Su Palabra y el Servicio en Su Obra.

Porque la manera más natural y poderosa de reflejar la imagen de Dios a un mundo herido por el pecado, es mostrando el amor de Jesús en la Iglesia y las familias que la componen.

  • Las familias cristianas somos agentes activos en las manos de Dios para transformar esta sociedad.
  • Y la Iglesia, la Gran Familia de Dios, es la encargada de anunciar sus maravillas a un mundo que necesita el amor y el mensaje de Jesucristo.

Dos preguntas para ir terminando:

  • ¿Este Plan de Dios para la Familia, es para todos?
  • ¿Para mí también?

Y la respuesta es: Sí, este plan de Dios es para todos. Te incluye a vos y a tu familia también.

Comentarios

×

¡Hola!

Haga clic en uno de nuestros colaboradores para chatear en WhatsApp o envíenos un correo electrónico a [email protected]

 

×