Blog

Toda Familia tiene su Historia y Renacer también

Damos inicio a la celebración de nuestra SEMANA ANIVERSARIO, y queremos invitarte a conocer más de nuestra historia, y que participes con tus comentarios y testimonios al final del artículo que estaremos publicando cada día.

Comenzamos dando ¡Gracias!

En primer lugar le damos toda la gloria a nuestro Dios, porque si no fuera por Su gracia y favor, no podríamos haber conquistado juntos todas las bendiciones y promesas que hoy vemos hechas realidad. A Ti Señor Jesús te adoramos, y reconocemos tu gran fidelidad para con nosotros.

En segundo lugar, queremos agradecerles a todos los que han sido y son parte de nuestra historia. Muchas son las personas que pasaron por Renacer, aportando su tiempo y servicio al Señor, ayudándonos a llevar adelante nuestra misión de “reconciliar a las personas con Dios, y guiarlas en una relación creciente con Jesucristo”. La mayoría de ustedes continúan siendo parte de esta Gran Familia en Cristo llamada Renacer. Pero otros están sirviendo en otras congregaciones, o en otros países. Incluso algunos ya se nos adelantaron en el camino de la vida, y están descansando con el Señor. A todos los recordamos con mucho cariño, y los honramos agradeciéndoles por su valiosa participación.

Toda familia tiene su historia, y Renacer también tiene la suya. Por eso queremos compartir con vos algunos recuerdos que nos unen, y que hablan del amor y fidelidad De Dios para con nosotros.

Las primeras reuniones

Era una mañana de domingo cuando celebrábamos nuestra primera reunión como Iglesia Renacer. Un 4 de diciembre del año 1988 fue testigo de la fe y el compromiso de algunos apasionados por Jesús.

Primeras Reuniones en el entrepiso

Los pocos integrantes se podían contar con facilidad dentro del salón y su número no superaba las 34 personas en el lugar. La pasión de cada uno por adorar a Dios se notaba desde la disposición y amor para estar allí, pues no teníamos electricidad ni contábamos con sillas ni bancos, sino que algunas puertas viejas apoyadas sobre ladrillos nos sirvieron para sentarnos y así alabar a Dios y escuchar su Palabra. 

Edificio de Soldado Ruiz 1717

Comenzamos en un antiguo edificio, en la calle Soldado Ruiz 1717, que estaba muy deteriorado. Construido en 1931, funcionó muchas décadas como “Cine Rivadavia”, “Cine 9 de Julio”, y “Cine Ocean”.

En ese viejo edificio de la calle Soldado Ruiz 1717, construido en el año 1931 y que había funcionado como “Cine Rivadavia“, “Cine 9 de Julio” y “Cine Ocean“, y que posteriormente albergó una fábrica de zapatos; Dios nos permitió disfrutar de nuestros inicios como ministerio y tener un lugar donde adorarlo a Él y predicar Su Palabra, mientras cada vez éramos más. 

Todo Comienzo requiere Esfuerzo

No teníamos sillas ni bancos donde sentarnos. Viejas puertas que sacamos de los marcos destruidos por el tiempo, apoyadas sobre ladrillos, nos sirvieron para sentarnos y así alabar a Dios y escuchar Su Palabra.

Luego de cuatro domingos recién tuvimos electricidad. De esta manera pudimos adicionar a nuestras reuniones un equipo de sonido junto a la melodía del primer instrumento electrónico. ¡Qué gozo! ¡Qué alegría!

Al principio alquilábamos el lugar y posteriormente Dios nos permitió comprarlo en uno de los momentos más difíciles de nuestro país: en plena hiperinflación. 

Varones ayudando en la remodelación

Los sábados, un grupo de varones nos reuníamos para hacer trabajos de construcción: volteando paredes, sacando escombros, pintando, limpiando e intentando dejar este lugar en buenas condiciones para que todos los domingos pudiéramos recibir nuevas familias. Era muy grato ver como muchos se unían con disposición y alegría, y Dios puso personas con un corazón de servicio para ayudar en la reconstrucción del Templo.

"Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo". Col 3:23-24 NTV
Celebración de nuestro 4to Aniversario

Dios nos permitió experimentar un crecimiento en número de asistentes, y la gente ingresaba aún sin invitación. Nos sorprendía cómo muchas personas que pasaban por el lugar escuchaban las alabanzas y entraban solas, como así lo creemos, invitados por el Espíritu Santo. Lo curioso es que aún no habíamos puesto ningún cartel que nos identificara.

Nuestro primer tiempo como iglesia requirió mucho esfuerzo, amor por la obra del Señor y compromiso de todos, damos gracias a Dios por todas las personas que estuvieron allí en esa etapa de la iglesia, muchos aún nos acompañan y hemos podido ver la fidelidad de Dios a lo largo de los años en sus vidas.

Más recuerdos de esta hermosa etapa

¡Conoce más de nuestra historia! 

Toda la semana te estaremos contando sobre el proceso y transformación que Dios nos permitió vivir en la Iglesia Renacer, hasta llegar donde estamos hoy. Te esperamos para que puedas acompañarnos leyendo, comentando y compartiendo este Blog. ¡Dios te bendiga!

Compartir

Otras Publicaciones

Envíanos un Mensaje

Acerca del Autor

Últimos Artículos

No hay más Artículos

Déjanos tu Comentario

5 1 voto
Calificación del Artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
6 Comentarios
Más antigua
Más reciente Más votados
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

No te pierdas los otros artículos de nuestro

Blog

6
0
Por favor déjanos tu comentariox