Blog

5 cosas importantes que debemos saber sobre nuestra fe en Jesús

Algunos aspectos fundamentales de nuestra fe, te pueden ayudar a tener una relación personal con Dios, seguir creciendo o reconocerlo como su salvador. Estos aspectos son: la divinidad de Jesucristo, la condición pecaminosa del ser humano, la gracia de Dios como única esperanza de salvación, la muerte y resurrección de Jesucristo como obra redentora, y la vida eterna como promesa de Dios. Para cada uno de estos aspectos, te mostraré lo que enseña la Biblia y cómo puedes aplicarlo a tu vida. Espero que este blog te sea de utilidad y te acerque más a Dios.

Jesús es Dios.

ph:pexels

Creer que Jesucristo es Dios es fundamental para nuestra fe, porque solo así podemos reconocer su autoridad, su poder y su amor. La Biblia nos enseña que Jesucristo es el Verbo de Dios, que estaba con Dios desde el principio y que era Dios (Juan 1:1). También nos dice que Jesucristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, y que en él habita toda la plenitud de la Deidad (Colosenses 1:15; 2:9). 

Por eso, podemos confiar en que Jesucristo tiene el control de todas las cosas, que es el Rey de reyes y Señor de señores, y que tiene el nombre que es sobre todo nombre (Hebreos 1:3; Apocalipsis 19:16; Filipenses 2:9). Además, la Biblia nos muestra que Jesucristo es el Hijo de Dios, a quien el Padre se complació en enviar al mundo para salvarnos de nuestros pecados. El Padre mismo dio testimonio de su Hijo en varias ocasiones, diciendo: “Este es mi Hijo amado en quien me he complacido” (Mateo 3:17; 17:5).

Por último, la Biblia nos revela que Jesucristo es Dios manifestado en carne, que murió en la cruz por nosotros y que resucitó al tercer día, venciendo a la muerte y al pecado. Así lo confesó el apóstol Tomás cuando vio al Señor resucitado y le dijo: “Señor mío y Dios mío” (Juan 20:28; 1 Timoteo 3:16). Por todo esto, podemos afirmar con certeza que Jesucristo es Dios.

Soy pecador y mi maldad me ha separado de Dios.

ph:pexels

Creer que soy pecador y que mi maldad me ha separado de Dios es el primer paso para reconocer mi necesidad de salvación. La Biblia nos enseña que todos hemos pecado y que no hay justo, ni aun uno (Romanos 3:23; 3:10). También nos dice que el pecado nos aleja de Dios, que es santo y justo, y que no puede tolerar la maldad (Isaías 59:2; Habacuc 1:13). 

Por eso, la paga del pecado es la muerte, es decir, la separación eterna de Dios (Romanos 6:23). Sin embargo, la Biblia también nos muestra que Dios nos ama tanto que envió a su Hijo Jesucristo a morir por nuestros pecados, para reconciliarnos con él (Juan 3:16; Romanos 5:8). Por eso, si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad (1 Juan 1:9). Así podemos tener paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo (Romanos 5:1). Por todo esto, podemos afirmar con certeza que soy pecador y que mi maldad me ha separado de Dios, pero que él me ha ofrecido su gracia y su perdón.

Mi salvación viene de Dios a través de Jesús.

ph:pexels

Creer que mi única esperanza de salvación viene de Dios es el segundo paso para recibir su regalo de vida eterna. La Biblia nos enseña que no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos, sino el nombre de Jesucristo (Hechos 4:12).

También nos dice que la salvación es por gracia, mediante la fe, y no por obras, para que nadie se gloríe (Efesios 2:8-9). Por eso, no podemos confiar en nuestra propia justicia, ni en nuestras buenas obras, ni en ninguna otra cosa, sino solo en la obra de Cristo en la cruz (Filipenses 3:9; Tito 3:5). Por eso, si confesamos con nuestra boca que Jesús es el Señor, y creemos en nuestro corazón que Dios le levantó de los muertos, seremos salvos (Romanos 10:9). Así podemos tener la seguridad de que tenemos vida eterna en él (1 Juan 5:13). Por todo esto, podemos afirmar con certeza que mi única esperanza de salvación viene de Dios.

Jesús murió por mi y pagó el precio de mi pecado.

Creer que Jesucristo murió en la cruz por mí y pagó por mi pecado es el tercer paso para aceptar su obra redentora. La Biblia nos enseña que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, y que fue sepultado y resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras (1 Corintios 15:3-41). También nos dice que Dios exhibió públicamente a Cristo como propiciación por su sangre a través de la fe, como demostración de su justicia (Romanos 3:251). 

Por eso, podemos tener paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido también nuestra introducción por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes (Romanos 5:1-21). Además, la Biblia nos muestra que Cristo se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos de este presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre (Gálatas 1:4). Por todo esto, podemos afirmar con certeza que Jesucristo murió en la cruz por mí y pagó por mi pecado.

Jesús resucitó de la tumba

ph:pexels

Creer que Jesucristo resucitó de la tumba es el cuarto paso para reconocer su victoria sobre la muerte y el pecado. La Biblia nos enseña que Dios levantó a Cristo de los muertos y lo sentó a su diestra en los lugares celestiales (Efesios 1:20). También nos dice que Cristo es el primogénito de entre los muertos, y el que tiene la preeminencia en todo (Colosenses 1:18).

Por eso, podemos tener esperanza en la vida eterna, porque Cristo es las primicias de los que durmieron (1 Corintios 15:20). Además, la Biblia nos muestra que Cristo está vivo y que intercede por nosotros ante el Padre (Hebreos 7:25). Por todo esto, podemos afirmar con certeza que Jesucristo resucitó de la tumba.

Algunas recomendaciones si eres el primer lector

  • Te invito a experimentar un diálogo con Dios, hablale como un hijo(a), no desistas tu oración e incluye “que sea tu voluntad” dentro de tus palabras. Él estará feliz de escucharte. 
  • Empieza a leer ¡la Bíblia! Es una oportunidad para conocer y escuchar la voz de Dios. Puedes empezar por los evangelios que están en el Nuevo Testamento (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) 
  • Busca un lugar donde aprender más de Dios, busca una iglesia donde asistir. Si no tienes un lugar, te invitamos a Chubut 605, B/Providencia, Córdoba-Arg. O bien, si lees desde otra ciudad o país te invitamos a ver en vivo nuestras reuniones. ¡Tenemos muchos recursos para ti, ingresa a nuestra Comunidad!  

— Si no tienes Bíblia, puedes leerla en línea. Te recomendamos la Youversion.

— Síguenos en nuestro canal de YouTube.

— Participa de nuestra Comunidad Digital.

— Comparte a través de tus Redes Sociales.


		

Compartir

Otras Publicaciones

Envíanos un Mensaje

Acerca del Autor

Últimos Artículos

No hay más Artículos

Déjanos tu Comentario

5 1 voto
Calificación del Artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

No te pierdas los otros artículos de nuestro

Blog

0
Por favor déjanos tu comentariox