Progreso de Lección
0% Completado


INTRODUCCIÓN

Como madres de familia atareadas y ocupadas en múltiples tareas, tratamos de cubrir todas las necesidades de nuestros hijos, pero a veces nos olvidamos de lo realmente importante.

Aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudarte a poner en práctica lo aprendido en esta sesión.

Pequeñas Decisiones que traen Grandes Bendiciones

  1. ¡Empieza hoy! Nunca es demasiado temprano para instruir a tus hijos. Y nunca es demasiado tarde. Sin importar lo que hagas, haz algo hoy. Ser negligente en el presente acarrea desastre para el futuro.
  2. Habla con tu esposo. Busca lograr el acuerdo con tu esposo en relación con los métodos que ustedes usarán para disciplinar y corregir. La meta es ser coherentes. Reduce al máximo la confusión en tus hijos y transmíteles un mensaje claro, firme, de que vos y tu esposo están de acuerdo.
  3. Aprende de otros padres en la iglesia. Aprovecha la sabiduría que puedes encontrar en tu iglesia. Busca consejo de tu líder de grupo. También aprende tanto en talleres para padres como de charlas para mamás. Lee libros sobre crianza cristiana.
  4. Sé flexible. Cada minuto de cada día de cada semana de cada año, tus hijos cambian. Por consiguiente, planea revisar y ajustar tu crianza con regularidad. Siempre habrá ajustes por hacer. ¿Qué funciona? ¿Qué no? ¿Cuáles formas de disciplina pueden suprimirse? ¿Cuáles deben intensificarse o aumentarse?
  5. Sé generosa en alabar y animar. Festeja cada vez que observes comportamientos adecuados en tus hijos. Si ves cambios positivos, alaba a Dios… y felicita a tus hijos. Demuestra que estás orgullosa de ellos. Cuéntale a papá todo lo maravilloso que han hecho. Esta es una forma grandiosa de equilibrar la disciplina y el amor.
  6. ¡Ora como nunca! No esperes un segundo más. ¡Son tus hijos! Como padres anhelamos verlos andar por el camino recto. Necesitarás fortaleza, obediencia, sabiduría, amor, ¡y mucha paciencia! Y todo esto lo recibes de Dios.
  7. ¡Diviértete mucho! Uno de mis principios para ser madre es “¡Tené a la mano una pelota!” La educación requiere tiempo, esfuerzo y organización. Y también diversión. Planea realizar una actividad lúdica diaria.
  8. Diez mandamientos para guiar a tus hijos.
  1. Enséñales, con la Palabra de Dios (Dt. 6:4–9).
  2. Muéstrales lo que es correcto y lo que no. (1 R. 1:6).
  3. Considéralos como regalos de Dios (Sal. 127:3).
  4. Instrúyelos en el camino recto (Pr. 22:6)
  5. Disciplínalos (Pr. 29:17).
  6. Ámalos incondicionalmente (Lc. 15:11–32).
  7. No los provoques a ira (Ef. 6:4).
  8. Gánate su respeto mediante el ejemplo (1 Ti. 3:4).
  9. Suple sus necesidades físicas (1 Ti. 5:8).
  10. Transmíteles tu Fe (2 Ti. 1:5)

Comentarios

×

¡Hola!

Haga clic en uno de nuestros colaboradores para chatear en WhatsApp o envíenos un correo electrónico a [email protected]

 

×