Progreso de Lección
0% Completado

EN SUS MARCAS, LISTOS… ¡YA!

Ya estamos en el mes de marzo, pero luego del receso de verano, recién ahora están comenzando las principales actividades del año.

¿Qué consejo podemos encontrar en la Palabra de Dios para esta nueva etapa que estamos iniciando? ¿Y qué durará el resto del año?

1 Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12:1–2 (NBLA)

CORRER JUNTOS

Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos Hebreos 12:1 (NBLA)
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1  
Sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe, y que sabe recompensar a quienes lo buscan. Hebreos 11:6 (RVC)

La Palabra de Dios hoy quiere animarte.

  • En el camino que tenés por delante quizás vengan desafíos y algunos contratiempos.
  • En algunas situaciones quizás puedas llegar a creer que es imposible avanzar, y hasta te sientas tentado a abandonar la carrera.
  • Pero la Palabra nos recuerda que hay una gran nube de testigos que corrió la carrera antes que nosotros. ¡Y la terminaron con éxito!
  • ¡En esta carrera no estás solo!
    • También tenés a la Iglesia, la gran familia de la fe.

CORRER LIVIANOS

Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso Hebreos 12:1 (NBLA)
  • Si alguna vez corriste una maratón seguramente habrás notado que los participantes corren muy livianos.
  • Lo mismo pasa en la vida cristiana:
    • Hay cosas que sin ser malas, pueden ser un peso extra en nuestro caminar con Jesús.
    • Quizás sean cosas buenas, pero pueden convertirse en una distracción o un peso extra que nos va a hacer avanzar más lento.
  • El desafío aquí no es elegir entre lo bueno y lo malo, sino entre lo necesario y lo innecesario.

CORRER LIBRES

Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve… Hebreos 12:1 (NBLA)
  • El pecado muchas veces viene a nuestras vidas como una sutil licencia, y no como una grosera desobediencia.
  • El pecado es algo que “nos envuelve”:
    • Ni siquiera es un peso extra con el que vamos a correr más lento.
    • El pecado no te permite avanzar.
Mientras me negué a confesar mi pecado, mi cuerpo se consumió, y gemía todo el día. Día y noche tu mano de disciplina pesaba sobre mí; mi fuerza se evaporó como agua al calor del verano. Salmo 32:3–4 (NTV)
  • La única manera de ser libre de pecado es arrepintiéndote y confesándolo.
Así que, si el Hijo los liberta, serán verdaderamente libres. Juan 8:36 (RVC)

CORRER CON PACIENCIA

Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Hebreos 12:1 (NBLA)
  • ¡Qué importante es esta virtud de la PACIENCIA!
  • Las carreras de distancia requieren mucha paciencia.
  • El premio no es para los que corren rápido, sino para los que llegan a la meta.
  • Si en estos días te presentaron una propuesta que parece muy interesante (laboral, económica, hacer un viaje, etc…) = Paciencia.
  • Si hoy estás enfrentando pruebas y dificultades = Paciencia.

“Estoy convencido que el 10% de la vida consiste en las cosas que nos pasan; el otro 90% de la vida depende de la manera en que reaccionamos a lo que nos pasa.” Charles Swindoll.

CORRER CON LOS OJOS PUESTOS EN JESÚS

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12:2 (NBLA)
  • Nadie puede correr la carrera mirando para atrás, o para el costado.
    • Tus ojos tienen que estar siempre mirando hacia adelante: meta.
  • En las carreras modernas, la largada muchas veces está en el mismo lugar de la llegada.
    • En esas situaciones, los mejores atletas recuerdan la imagen de la meta, y sacan fuerzas de donde no tienen para continuar con la carrera.
  • En la carrera de la fe nuestra meta es ser como Jesús.
Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.  Hebreos 12:2 (NBLA)
  • El gozo que Jesús tenía por delante éramos nosotros = Su Iglesia.
  • Para llegar a la meta en este año, y seguir adelante el resto de la carrera, necesitas tener los ojos puestos en algo más grandioso e inspirador que las circunstancias que te rodean.
  • Tus fuerzas van a venir del Señor Jesús.

CONCLUSIÓN

  • En la vida cristiana tenemos una meta: Jesucristo.
  • En la vida cristiana tenemos una inspiración: héroes de la fe.
  • En la vida cristiana enfrentaremos obstáculos: peso extra y el pecado.
  • En la vida cristiana no estamos solos: Tenemos a Jesús y Su Iglesia.

Preguntas

  • ¿Estás listo para correr?
  • ¿Estás convencido de cuál es la meta a la que debemos llegar?
  • ¿Estás decidido a dejar el peso extra, y renunciar al pecado que te envuelve?
  • ¿Estás seguro de que no corres solo, porque Jesús y Su Iglesia vamos con vos?
  • Si es así: “En sus marcas, listos… ¡ya!”

Comentarios

×

¡Hola!

Haga clic en uno de nuestros colaboradores para chatear en WhatsApp o envíenos un correo electrónico a [email protected]

 

×