Lección 3, Tema 3

2.3 Conclusión y Aplicación

Progreso de Lección
0% Completado

La oración es la manera que Dios ha establecido para que nos comuniquemos con Él. No existen reglas ni formalismos, sino que debe ser un acto espontáneo y libre como cuando un hijo se comunica con su padre.

Si todos los días dedicas unos minutos a hablar con Dios, tu oración cada vez será más fluida, e irás  creciendo en tu relación con Él. Pasarás del desconocimiento al hábito, para finalmente descubrir el deleite de estar en la presencia de Dios.

Los principales beneficios de la oración son:

  1. Podemos usar el modelo del “Padre nuestro” – (Mateo 6:9-13)
  2. Expresar nuestras peticiones a Dios – (Mateo 7:7-8)
  3. Vencer la preocupación – (Filipenses 4:6-8)
  4. Permitir que el Espíritu Santo nos enseñe a orar – (Romanos 8:26-27)
  5. Orar en privado – (Mateo 6:6)
  6. Orar en grupo – (1 Timoteo 2:1-4)

Una buena forma de aprender a orar en grupo, es por medio de la “Oración Conversacional”. Esta técnica consiste en orar en ronda, en un grupo no superior a las 12 personas, en el cual cada uno (y siguiendo un orden) expresa con sus propias palabras una frase de agradecimiento o un pedido a Dios.

La consigna es que esa frase no debe superar lo que dure nuestra respiración, para que sea breve, permitiendo que la persona que está a mi lado continúe con su propia oración. De esta manera todos oramos, en una manera dinámica y participativa.

¿Por qué no terminamos esta clase dándole gracias a Dios, y orando de una manera conversacional?

Gracias por tu participación. Te esperamos la siguiente semana. Que Dios te bendiga.

Comentarios

×

¡Hola!

Haga clic en uno de nuestros colaboradores para chatear en WhatsApp o envíenos un correo electrónico a [email protected]

 

×