Progreso de Lección
0% Completado

A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús y llamados a ser su santo pueblo, junto con todos los que en todas partes invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y de nosotros. (1 Cor. 1:2)

Aquila, Priscila y la iglesia que se reúne en su casa, les mandan muchos saludos en el nombre del Señor. (1 Cor. 16:19)

El creyente es miembro de tres iglesias diferentes:

Primero, es miembro de la IGLESIA UNIVERSAL, que está integrada por todos aquellos que han confesado a Cristo como Señor en todo tiempo y lugar.

El cuerpo universal de Cristo consiste del número total de creyentes de todas las edades, en el cielo y en la tierra.

Segundo, es miembro de la iglesia en una determinada localidad o ciudad, la que debemos considerar como “LA IGLESIA LOCAL” (la iglesia de Jerusalén, la iglesia de Antioquía, la iglesia de Corinto, la iglesia de Buenos Aires, la iglesia Córdoba)

La iglesia de Jesucristo en cada localidad es la iglesia local.

Todas las cartas en el Nuevo Testamento están dirigidas a iglesias locales o a líderes de iglesias locales. Todos dones de Dios, están dados a los cuerpos locales para perfeccionar a los santos para el ministerio el uno al otro.

Los apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros pueden ministrar solamente a los creyentes que se congregan juntos en comunión

Tercero, es miembro de una comunidad de fe particular (LA IGLESIA PARTICULAR), que puede ser una comunidad que se reúne en un templo en una casa de familia u otros lugares de reunión no especializados.

Este tercer tipo de iglesia, no solo es totalmente bíblica, sino que es más dinámico.

Cuando hablamos de dinámico decimos que es más ágil, proactivo, emprendedor, desenvuelto, resuelto y practico.

Que no es la iglesia

  • No es una institución ni un establecimiento estático, sino es un cuerpo, por tanto es dinámico.
  • No es una ORGANIZACIÓN, aunque sí estamos organizados, sino un ORGANISMO, posee vida.
  • No es un TEMPLO, un edificio ni un lugar de reuniones; la iglesia son las PERSONAS que se reúnen en ese templo.
  • No es un mero GRUPO SOCIAL, sino el PUEBLO ELEGIDO POR DIOS, creado desde la eternidad, conforme a Su plan y propósito.
  • No es una RELIGIÓN NI UNA DENOMINACIÓN DETERMINADA, es un grupo de personas que tienen RELACIÓN con Dios.

Qué si es LA IGLESIA

1. La iglesia es una comunidad de personas

Así, pues, los que recibieron su mensaje fueron bautizados y aquel día se unieron a la iglesia unas tres mil personas. Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración. (Hechos 2:41-42)

Al decir que la iglesia es una comunidad de personas, queremos subrayar que se trata de una hermandad compuesta por todos aquellos que han sido reconciliados con Dios a través de Jesucristo.

Somos hermanos en Cristo y compartimos una comunión mutua.

Por tanto, la iglesia representa la verdadera y visible comunidad de aquellos que han sido reconciliados con Dios.

Personas comunes y simples, que hemos creído en el mensaje de perdón y salvación ofrecido por medio de Cristo. Lo aceptamos y esto nos permitió alcanzar la reconciliación con Dios, de quien estábamos separados y enemistados debido a nuestros pecados.

No vivimos aislados de este mundo, convivimos e interactuamos en el mundo, pero con el propósito de ser discípulos de Cristo.

Nuestra misión es vivir en comunión con Dios y con nuestros hermanos, estrechamente unidos por el poder del Espíritu Santo.

Con el fin de servir a Dios y compartir con los demás personas sobre Su amor por toda la humanidad, así como el ofrecimiento de perdón de pecados y la salvación eterna que Él desea brindar a quienes creen en Su hijo, Jesucristo.

2. La iglesia es la familia de Dios

Por lo tanto, ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino conciudadanos del pueblo elegido y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo, la piedra angular. (Efesios 2:19-20)

Una piedra angular era la piedra principal, normalmente colocada en la esquina de una edificación, para guiar a los obreros durante su trabajo. La piedra angular era la más grande, sólidas y mejor elaboradas de todas las que había en la edificación. La Biblia describe a Jesús como la piedra angular sobre la que se construiría Su iglesia.

Él es el fundamento. Una vez que se colocaba la piedra angular, se convertía en la base para determinar cada medida en el resto de la construcción; todo se alineaba con ella. Como la piedra angular de la edificación de la iglesia, Jesús es nuestro estándar de medida y alineamiento.

La Iglesia está estructurada como una familia, donde Dios es Padre, Cristo el hermano mayor y todos nosotros estamos unidos por el poder del Espíritu Santo

Pablo nos instruye sobre como debe ser la convivencia entre los miembros de esta flia.

Escribe en Efesios en 4:1/3: Vivan de una manera digna del llamamiento que han recibido, 2 siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor.

3 Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz”.

Cuando hay problemas familiares permanentes, falta de acuerdo, de paz, de dialogo, de respeto, esto desune y destruye la familia, hace que sea imposible vivir en una situación así.

También no indica como debe ser nuestra vida personal Ef. 5:15-19

  1. cuiden mucho su comportamiento. No vivan neciamente, sino con sabiduría.
  2. Aprovechen bien este momento decisivo, porque los días son malos.
  3. No actúen tontamente; procuren entender cuál es la voluntad del Señor.
  4. No se emborrachen, pues eso lleva al desenfreno; al contrario, llénense del Espíritu Santo. 19 Háblense unos a otros con salmos, himnos y cantos espirituales, y canten y alaben de todo corazón al Señor.

Es cierto que, como en cualquier familia, en la iglesia todos los miembros de la misma somos diferentes.

Pablo menciona al menos a judíos, gentiles, esclavos y libres, como parte de esta misma comunidad formada por Cristo, en la que todos tenemos acceso al Padre a través del mismo Espíritu.

De esta manera, la Iglesia se configura como la familia de Dios, donde sus integrantes somos hermanos en el sentido más amplio del término.

Somos hermanos porque Dios no solo quiso perdonar nuestros pecados y concedernos libertad, sino también decidió adoptarnos, permitiéndonos compartir la herencia junto a su hijo Jesucristo.

En esta diversidad que existe entre los hijos de Dios, algunos son más experimentados y otros más jóvenes, algunos son más fuertes y otros más débiles, algunos están maduros y otros están en proceso de maduración. Algunos están más comprometidos con la comunidad y otros necesitan ser alentados.

En definitiva, no hay uniformidad de miembros, sino unidad a través del Espíritu Santo de Dios que habita en cada uno de nosotros.

3. La iglesia es el cuerpo de Cristo

Esta figura de la iglesia como cuerpo de Cristo es tal vez la más completa, lograda y representativa que figura en la Biblia, y sin dudas la preferida de Pablo, ya que la utiliza en diferentes cartas.

La iglesia es un cuerpo que tiene a Cristo como cabeza y se mueve y actúa en cumplimiento de su voluntad. Nos muestra autoridad, unidad, diversidad, dependencia etc

“Estos rasgos caracterizan las relaciones entre los miembros del cuerpo y la cabeza, que es Cristo, y entre los miembros entre sí.”

Porque, así como en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, y no todos los miembros sirven para lo mismo, 5 así también nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo y estamos unidos unos a otros como miembros de un mismo cuerpo. (Romanos 12:4-5)

Esto nos muestra que como cuerpo somos indivisibles.

Esta unidad no es creación humana sino divina y a pesar de que quienes lo formamos somos personas imperfectas, su cabeza que es Cristo, es perfecto y también lo es el Espíritu Santo que es quien sostiene y fortalece el cuerpo.

Pero Dios ha puesto cada miembro del cuerpo en el sitio que mejor le pareció. Si todo fuera un solo miembro, no habría cuerpo. Lo cierto es que, aunque son muchos los miembros, el cuerpo sólo es uno. El ojo no puede decirle a la mano: «No te necesito»; ni la cabeza puede decirles a los pies: «No los necesito. Si un miembro del cuerpo sufre, todos los demás sufren también; y si un miembro recibe atención especial, todos los demás comparten su alegría. (1 Co. 12.18-26)

El apóstol resalta:

  • Que Dios nos puso a cada uno donde quiso hacerlo.
  • La diversidad e importancia de cada uno de los miembros.
  • Que no existe independencia entre los miembros ni autonomía.
  • La identificación del resto del cuerpo con cada miembro en particular, tanto en las dificultades como en los momentos de bendición.

El Dr. F. F. Bruce, comentando el pasaje de I Corintios capítulo 12, dice:

“Ningún miembro es menos parte del cuerpo que otro miembro: todos son necesarios. La variedad de órganos, extremidades y funciones es la esencia de la vida corporal. Ningún órgano podría establecer un monopolio en el cuerpo apoderándose de los otros. Un cuerpo consistiendo de un solo órgano sería una monstruosidad.”

Dr. F. F. Bruce
  1. La iglesia es una comunidad de personas
  2. La iglesia es la familia de Dios
  3. La iglesia es el cuerpo de Cristo

4. La iglesia es testigo del reino

Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 20 Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos». (Hechos 28: 19-20)

Este es el propósito de la iglesia, el para que estamos en la tierra, extender la verdad a todas las personas y luego ayudarlas y acompañarlas en una vida de crecimiento espiritual.

Dios hace su obra a través de la iglesia.

La dotó de diferentes dones para cumplir esa misión y contamos con el poder del Espíritu Santo para realizarla.

Celebremos la iglesia:

¡Salmos 133 Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía! Ciertamente allí el Señor envía su bendición y vida eterna. Celebrar implica reunir, compartir, conmemorar y disfrutar de momentos especiales con seres queridos.

La armonía FORTALECE el cuerpo de Cristo, POTENCIA SU TESTIMONIO y CONSOLIDA SU IMPACTO en la sociedad

Comentarios

×